La quema de los inciensos: Significado y simbolismo.

Esta vez hablaremos sobre una de las cinco ofrendas daoístas. La quema de los inciensos puede ser llevada a cabo tanto por los sacerdotes como por los fieles asistentes al templo. El sacerdote la realiza para dedicar ceremonias a los ancestros, o bien para ofrecer oración contra algún desastre ocurrido, e incluso para recibir a los inmortales con una agradable celebración. Por otro lado, los fieles asistentes presentan esta ofrenda con la intención de hacer peticiones, recibir bendiciones, agradecer favores recibidos o simplemente para sosegar la mente y calmar el corazón.

Para que la quema de incienso sea realizada con respeto y benevolencia, se deben de considerar varios aspectos básicos que te explicamos a continuación:

  • Dentro de la filosofía daoísta, por lo general se queman 3 inciensos, los cuales representan los tres tesoros del daoísmo:  道宝 dào bǎo (el tesoro del 道 dào); 经宝 jīng bǎo (el tesoro de los libros sagrados); y  师宝 shī bǎo (el tesoro de los maestros celestiales). Es importante aclarar que también es válido encender un solo incienso, que representa “El gran 道 Dào”, y aun así se conserva la intención.
  • Deberá usarse la mano izquierda, ya que es la mas activa por ser la mano 陽 yáng, es más amable y compasiva; además de que representa 陽 yáng, que establece generación y desarrollo.
  • Debe encenderse con otro incienso o una vela y procurar no olerlo al estar encendido.
  • Después de lo anterior, deberá sostenerse con las dos manos a la altura del entrecejo, en dirección hacia el incensario.
  • En caso de que en la vara de incienso se encienda una llama, no debemos soplar para apagarla, sino más bien hacerlo abanicando suavemente con nuestra mano.
  • Cuando se colocan tres inciensos, deberán estar todos a la misma altura, y la distancia entre ellos no debe sobrepasar 1寸cùn (unidad de medida que equivale al grosor del dedo pulgar, aproximadamente 2 a 3 centímetros). Debemos también cuidar que la vara de incienso quede derecha y no inclinada. Cuando se colocan de esta forma, quiere decir que la persona es honesta y que su corazón está conectado con el incienso. 
  • No se debe usar incienso de sándalo para no faltar al respeto a las deidades del Cielo. 
  • Cuando se opta por colocar tres inciensos, deberá hacerse como sigue:
    • Primer incienso: se sujeta la vara con los dedos pulgar y cordial, y se coloca en el centro del incensario, conectando la conciencia con el道宝 dào bǎo (tesoro del Dào).Segundo incienso: se sujeta la vara con los dedos pulgar y anular, y se coloca a unos 2 o 3 centímetros a la derecha del primer incienso, conectando la conciencia con el 经宝 jīng bǎo (tesoro de los libros sagrados).
    • Tercer incienso: se sujeta la vara con los dedos pulgar e índice, y se coloca a unos 2 o 3 centímetros a la izquierda del primer incienso, conectando la conciencia con el 师宝 shī bǎo (tesoro de los maestros celestiales).

El incienso daoísta tiene seis objetivos:

  1. Quemar un incienso significa hacer una ofrenda.
  2. El incienso envía mensajes a los maestros celestiales. Esto ocurre a través del humo que sale de él y que asciende.
  3. El humo del incienso puede limpiar la impureza.
  4. El incienso tiene un poder divino.
  5. El incienso tiene el 道 dào, la no acción, la tranquilidad, lo natural, el gran vacío, el tesoro brillante y la virtud que trasciende los tres reinos. Es la fragancia del corazón, la mente y el espíritu. Cuando quemamos un incienso recordamos que no debemos de perder de vista la práctica daoísta en nuestra vida diaria.
  6. El corazón, la mente y el incienso son uno. Si no tenemos la posibilidad de quemar incienso, podemos simplemente rezar con sinceridad, y esto puede lograr encender el “incienso del corazón”.